Congreso Internacional Científico-Profesional de Oleoturismo e Innovación Territorial

El mundo del turismo se está haciendo cada vez más complejo y, en lo que respecta a la demanda turística, tiende a la microsegmentación y a la identificación de segmentos específicos, caracterizados por disponer de un mercado no tan extenso como los mercados genéricos, pero mucho más fiel y rentable.

En este mundo de los segmentos específicos y de la microsegmentación, la vinculación del turismo con la gastronomía y, especialmente, con los procesos de producción agroalimentaria, es cada vez más evidente. Por supuesto, el turismo siempre ha sido gastronomía, pero el uso de la gastronomía como driver del turismo se está potenciando de manera infinita en los años recientes y, según los expertos, va a más.

En este contexto, el trinomio producción agroalimentaria-gastronomía-turismo se convierte en una nueva oportunidad de impulso al desarrollo socioeconómico de las áreas rurales, aprovechando la producción agroalimentaria y la gastronomía, no solo como un atractivo turístico, sino como un elemento diferencial en la búsqueda de turistas (los foodies) con un alto nivel cultural y de ingresos, que conforman un segmento muy atractivo para los destinos turísticos.

Desde su declaración por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en 2010, la dieta mediterránea es un elemento único de la gastronomía de los países del sur de Europa. Y el aceite de oliva un ingrediente esencial en esta dieta.

Desde hace unos años, aunque aún de forma muy incipiente, se viene desarrollando en estos países una tipología turística conocida como oleoturismo (olive-oil tourism), que cabe considerar como una tipología específica del turismo rural, y cuya motivación principal está relacionada con el disfrute de experiencias ligadas a la cultura del olivar, al mundo del aceite de oliva y, por supuesto, a la gastronomía basada en éste.

La provincia de Jaén es la principal productora de aceite de oliva a nivel mundial. Más allá de la producción olivarera, la apuesta por la innovación tecnológica ha permitido a esta provincia ser punta de lanza, a través del aceite de oliva, en otros sectores, como el de las energías renovables, la cosmética o el turismo, en este caso, el oleoturismo.

Dado que se trata de una tipología, la del oleoturismo, aún incipiente, pero con un tremendo potencial para poner en valor los recursos locales vinculados con el aceite de oliva y la cultura del olivar, es imprescindible generar un foro en el que se exponga y debata la realidad del sector, así como se identifiquen los retos y oportunidades a los que se enfrenta su desarrollo en los próximos años.

Este foro, que se ha denominado Congreso Internacional: Oleoturismo e Innovación Territorial, se celebra en Jaén como síntoma inequívoco del interés de esta provincia en asumir el liderazgo en el desarrollo de esta nueva tipología turística y en el aprovechamiento de todo su potencial como elemento dinamizador del desarrollo territorial.